Recuerdos.

lunes, 19 de febrero de 2018


Hace unos días terminé de leer La lección de August (Wonder) de R.J. Palacio, libro que recibí como regalo de cumpleaños hace poquito. Es un libro ligero, fácil de leer y con una historia conmovedora (me encantó). Leyéndolo, me hizo pensar un montón, pero también recordé muchas cosas. Recordé el bullying.

Recordé como a los 11 años estaba muy segura de que los niños podían ser muy crueles. Era una realidad, por más que el mundo dijese lo contrario.

Recordé la primera vez que un niño me llamó fea. Y le creí.
Recordé cuando se burlaron de mí por tener "pelo" en mis manos. Las escondí, hasta que me depilé al siguiente día en secreto (por supuesto, mi mamá me descubrió).

Recordé como una compañera no le importaba invadir mi espacio, por más que me molestase. Ella era genial por hacer eso.

Recordé cuando una profesora vio mi dibujo y me felicitó, recibiendo aplausos de mi curso. Mi emoción terminó en el momento que un compañero se burló de mí por ponerme roja.

Recordé cómo todas las niñas comenzaban a querer ser grandes, a tener "pololos" y preocuparse por su apariencia. Dejar de jugar para no parecer niñas, porque claramente no lo eran. De hablar sobre chicos, sobre relaciones, de experiencias. Pero los chicos sí que podían seguir jugando y riendo.

Recordé cuando una compañera me tomó en brazos para dar vueltas y lo había encontrado muy divertido. Hasta que vi a mi lado otra compañera mirándome asqueada y diciéndome que no debería jugar, que estaba muy grande para eso.

Recordé cuando una compañera me trató mal, mencionando lo baja que era (algo que me afectaba muchísimo en ese tiempo). Lloré. Recuerdo que años después me llamó marimacho, palabra que me quedó grabada tanto por mi familia como compañeros.

Recordé mirándome al espejo y llorar enseguida.
Recordé tener una amiga sólo para no estar sola. Era un mutuo acuerdo nunca hablado, por más que ella no fuese muy amable conmigo. Ni yo con ella.

Recordé que mi hermana gemela ya no estaba para defenderme. Ella estaba en otro colegio con amigos increíbles.

Recordé cuando me quedé sin amigas y comencé a estar sola los recreos. Escuchaba música, caminaba, observaba. Lo que más me gustaba era irme a la biblioteca, podía sentarme y estar tranquila. No siempre estaba abierto.

Recordé estando en la sala de clases y sin que nadie se sentase a mi lado. En clases no había problema, lo malo comenzaba en los momentos libres. El tiempo pasaba lento, pero mi mayor entretención (y escape) fue el dibujar.
Recordé cuando me pasaban a llevar en el bus que nos regresaría al centro, para volver a casa. Recuerdo cuando los chicos sólo se reían, ponían sus brazos encima mío sólo para invadir mi espacio, y ver, que yo no decía nada.

Recordé esperando en un kiosco que llegase mi mamá para buscarme. Los minutos se me hacían eternos, especialmente cuando caminaba y sentía que veía todo en cámara lenta. Años después me enteré qué podía significar eso.

Recordé cómo perdí a una amiga porque cambió, y en cómo perdí a otra en simples segundos por un malentendido. Y cómo logró que todas no me hablasen.

Recordé cuando un grupo de chicas quería que les pidiese perdón por el malentendido y así, volveríamos a ser amigas. Cómo se acercó una compañera a decirme que debía pedirles perdón, por más que no tuviese la culpa. Cómo me miraban desde atrás de la sala mientras lloraba.

Recordé el día en que no podía dejar de llorar y una profesora me abrazó, me consoló a pesar de tener que ir a clases. Recordé cuando mamá me fue a buscar y le dije que me sentía sola. Haberme ido temprano del colegio, estando en el auto en ese trayecto tan largo (según yo) y con un sol muy bonito, me hizo sentirme tranquila.

Recordé que ese año lloré un montón. Pocas veces recibí consuelo. Mis "amigas" no les interesaba verme llorar. Hasta el día de hoy recuerdo cuando una compañera me abrazó y me dijo "no te preocupes, el tiempo todo lo cura". No la aprecié en su momento.
Recordé cuando todo comenzó a tener rumbo de nuevo. Fue cuando no le di importancia a estar sola. Logré mejorar mis notas. Dibujaba en mis ratos libres (mucho). Los chicos al parecer no les importaba la ley de hielo que me impusieron. Lo maravilloso es que podía conversar con ellos de anime sin que me tratasen de un bicho raro. Algunas compañeras tampoco les importó y me divertí mucho haciendo origami con ellas.

Recordé cuando volví a encontrarme con la profesora que me consoló y me preguntó si ahora estaba bien. Le dije que sí. También recordé cuando mi profesora me dio una buena recomendación en mi libreta de notas (para cambiarme de colegio) y me sentí muy feliz por sus palabras.

Recordé cuando una compañera estaba contando algo tan gracioso, pero yo me aguantaba mi risa, ya que no me sentía cómoda al no ser su amiga. Hasta que me reí, y ella aceptó mi risa riendo.

Recordé lo triste que me sentía por dejar el colegio cuando al fin había conseguido una amiga, pero a la vez, me sentía dichosa de no volver a ver esos pasillos lentos, las salas oscuras, las miradas despectivas, las burlas en voz baja y la vida en cámara lenta. La última vez que tomé el bus para irme de ese colegio me sentí libre.

Cuando hablo que recibí bullying, suelo referirme a mi yo de 14 años, pero suelo recordar episodios desde los 11 años (o 9 años). Año en que sentí que todo cambiaba muy rápido y sin avisar. Sé, que desde esa edad que mi apariencia fue mi sufrimiento del día a día. Que desde esa edad comencé a ser criticada por mi apariencia y por mis gustos, tanto por compañeros como familia. Lo bueno de ser yo, es que no tengo buena memoria, lo que me ayuda a no sufrir tanto y lograr perdonar, lograr liberarme. Por supuesto, mi yo inconsciente absorbió todo y sigo sufriendo las consecuencias de miedos e inseguridades.

Miedo a caer mal. Miedo a que me dejen de hablar. Miedo a que dejen de ser mis amigos. Miedo a estar fuera de lugar. Miedo a que me critiquen. Miedo a ser un obstáculo. Miedo a ser una molestia. Miedo a que me consideren extraña. Miedo a expresarme. Miedo a que se burlen de mí.

Leyendo Wonder recordé todo ese proceso que fue mi adolescencia. Y lo que más destaco, fue el final. Esa mención a la amabilidad, a ser amable siempre. Porque me recordó a las personas que me ayudaron a superar ese proceso, con gestos tan pequeños, pero muy significativos para mí.
Recordé a S, una niña "popular" que no le importó juntarse conmigo. Con ella podía hablar de mis gustos, porque tenía un real interés en comprenderlos. 

Recordé a D y J, quienes me hicieron reír hablándome de anime, como si fuese lo más natural de la vida. 

Recordé a J consolándome y acariciando mi cabello mientras lloraba por que un grupo de chicas quería que les pidiese perdón. 

Recordé a G, una chica de otro curso que me adoptó en los recreos y me contagió su optimismo. 

Recordé a M y M enseñándome a hacer origami, aunque yo supiese más que ellas. 

Recordé a M, quién se juntó conmigo por más que las demás me odiaran (y por considerarme una "separadora de amigas". No las culpo, siempre me sentí más cómoda con una persona que en grupos).

Recordé cuando me eché a llorar en gimnasia y recibí el mejor consejo de la vida por parte de P: "Teffy, no hay nada más patético que llorar por amigas en el colegio. Es perder tiempo" (Suena duro, pero una vez me lo explicó le encontré la razón)

Recordé a B, por abrazarme en ese momento. Por quitarme tiempo después la duda que siempre me pregunté: por qué alguien sería mi amigo. 

Recordé a V regalándome un llavero y decirme "sonríe, que más de alguno te devolverá la sonrisa". 

Recordé a N, quién siempre tenía una palabra bonita para mí. 

Recordé a M, C y F llamándome pequeña y dirigiéndome un saludo amable apenas podían. 

Recordé que tengo una amiga capaz de llamarme guapa y darme mil cumplidos bonitos si la energía le da. Recordé que tengo una mejor amiga, que desde el día que aceptó mi risa ha permanecido a mi lado. Recordé que tengo una hermana capaz de insultar a cualquiera que me trate mal y tratarme de estúpida cada vez que digo algo deprimente relacionado a mi autoestima (haha). Recordé que tengo una familia que me ayudó a superar el proceso escuchándome y cambiándome del lugar en el que tanto sufría.


Podría seguir contándoles los pequeños detalles que las personas me han dedicado durante estos años. Porque aunque aquí escribí sobre lo que sufrí por algunos años, las acciones amables son las que recuerdo por más tiempo. Porque son las que importan al final del día. ¿Me contarían los pequeños detalles que las personas les han dedicado a ustedes?.
PD: Por cierto, las citas que añadí aparecen en el mismo libro.

33 comentarios:

  1. Hola teffy, primero que nada solo te digo que tu y yo somos demasiado parecidas en este aspecto. Con mis casi 25 años, tuve una infancia demasiado tormentosa y una persona que me hacia sentir que habia un porque para todo y que no debia desanimarme nunca, era, es y será mi papá. Desde pequeña me habian puesto sobrenombres, me decian copiona, huesos (por ser delgada), cuatro ojos, etc. Me tiraban cosas e incluso me robaron y pegaron goma de mascar en el cabello. Lloré mucho... mi hermana estaba ahí para mi, pero cuando inició la secundaria no era la misma, no dejaba que me juntase con ella en el descanso. Sus amigos me hacian mucho bullying y no tenia amigos... ninguno, nadie. En clases me daba pena salir primera cada vez que entragabamos un trabajo de inglés, las caras de asco y envidia me daban mucho que pensar, por esto bajaron mis notas y reprobaba algunas veces.

    Ahora... es casi lo mismo, pero soy optimista. Al principio, cuando entré a estudiar la licenciatura en gastronomia, pensaba que iba a tener muchos compañeros, nos ibamos a ayudar en todo y si fue así, pero sólo por un año... mi equipo del año pasado malhablaba de mí, me decian que no sabia que estaba haciendo, que no era buena en nada. Si las ayudaba o comentaba que debia ser de un modo me gritaban y veian feo. Lloré bastante y sólo dos compañeros me consolaron y me dijeron que no valia la pena derramar lagrimas. Me aguanté y termine el ciclo escolar con ellos. Ahora tengo un equipo nuevo y trabajo mejor.

    Si bien no hablo con nadie, varios han sabido como acercarse a mi, por el tipo de persona que soy, introvertida, pero realmente aprecio sus cumplidos y la amistad que me han querido brindar. Ellos me dicen que soy inteligente, bonita y divertida y al principio no lo creia, pero ahora estoy mas comoda con ellos. Estoy agradecida con las personas que me supieron valorar todos estos años, aunque sólo hayan sido como 3.

    Te mando muchos abrazos y saludos. Gracias por escribir esta entrada... finalmente pude decir o escribir, como me he sentido, me he desahogado.

    Enserio, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola linda!
    Leer tu entrada me recordó los años amargos de mi infancia-adolescencia. En mi escuela también me molestaban por mi apariencia, decían que tenía nariz de tucán y que era una mujer lobo, porque siempre he tenido pelos en mis brazos y en mis manos (Yo también me depilé las manos en secreto haha)En el liceo me sentía el hombre de la clase, estudié en un liceo femenino y mis compañeras ya tenían relaciones, se maquillaban o se ajustaban el uniforme para llamar la atención de otros niños. Yo me dedicaba a escuchar música en los recreos o dibujar.
    A veces uno se siente fuera de lugar y no entiende por qué. Me costó muchísimo aceptarme como soy, aceptar mi cuerpo y mis gustos raros para mi familia.
    Por suerte siempre hay una luz, aunque en su momento uno no la tome en cuenta. Gracias a muchas voces del camino, personitas que me acompañaron en mis momentos más tristes uno aprende a quererse a si mismo. Aprendí que aunque no me maquille y no sea tan femenina como el resto, sería una mujer que le guste leer y siempre tenga un tema de conversación.
    Recuerdo muchas personas a lo largo de mi vida que dijeron que me apoyarían, que siempre estarían a mi lado y ahora no sé qué será de ellos. Uno aprende a ser fuerte y a valerse por si mismo, porque sino, ¿Quién lo hará? Si tengo la memoria de una amiga que me dijo una vez que tenía mucho potencial, que sólo tenía que aprender a usarlo y a no rendirme nunca. A veces uno olvida las palabras de aliento sólo para sentirse más triste.
    Ahora que ya soy grande miro hacia atrás con algo de recelo, pero sé que ya pasé esa etapa y que no volveré a ella. Hasta me siento un poco agradecida, porque haberlo pasado tan mal me ha hecho la mujer fuerte que soy ahora.

    No te rindas nunca Teffy, no dejes que los miedos o los malos comentarios de los demás opaquen tu luz. Tienes grandes talentos y eres una niña muy linda, sólo tienes que creerte el cuento.

    Saludos linda ❤️

    ResponderEliminar
  3. Yo sufrí algo similar siendo un poco más grande que tú , cosa que me anuló completamente, no me sentía capaz de nada. Pero me recuperé , volví a ser luz , con la ayuda de mi familia y terapeuta . Si bien fueron momentos dolorosos y me hicieron sentirme pequeña e insignificante , hoy todo eso eso me hace grande , y me deja muchas lecciones , que jamás olvidaré . Hoy en día yo soy terapeuta y todas esas experiencias me hacen saber ponerme en el lugar del otro... Soy feliz , y sé quién soy , que quiero , que no quiero , y sé cuáles son las cosas que no permitiré jamás. Espero que encuentres la seguridad , y la alegría que deseas , que está solo en uno mismo y en amarte tal cual eres, un abrazo ��...
    P.D: Eres genial! admiro mucho tu creatividad y trabajo jejeje😊😇

    ResponderEliminar
  4. Prendí la laptop solo para comentarte (lo estaba leyendo en el celu, jiji)
    Yo, al igual que muchas personas, me siento demasiado identificada contigo, incluso lloré leyendo todo porque es verdad que con tal solo una palabra una persona puede llegar a lastimarte mucho, y no les importa. Yo a mis 22 años me está pasando lo que a ti en la adolescencia y es triste, es triste no tener nadie con quien hablar, con quien estar en el colegio, sentirte sola, no saber como actuar con las demás personas, incluso yo siento que les caigo mal a todos porque casi nadie me habla y aunque yo sé que no está bien ni estoy bien, ahí la llevo. Me da mucha felicidad que tengas personas muy buenas en tu vida, que tus papas/hermana te apoyen debe ser de las cosas más lindas del mundo^^ jaja

    Los pequeños detalles que me hacen salir adelante día a día son los que me hace mi novio (pololo le dicen en chile, cierto? jaja) que me ayuda con sus lindos comentarios, diciendome que no me rinda, que todo será diferente después, que soy muy bonita aunque yo no me sienta así, que no estoy sola, que soy fuerte por aguantar tantas cosas durante taaaanto tiempo, y sobre todo el pequeño gran detalle que mas me hace feliz es querer salir adelante por mi misma aunque cueste mucho.

    Espero sigas siendo tan fuerte como lo eres ahora y no dejes que nada ni nadie te haga menos porque tu eres mucho, llevo años leyendote y aveces comentaba, jaja, pero siento como si fueras una amiga y quiero que estés bien siempre, teffy nwn te mando muchos abrazos pequeños (también soy pequeña de estatura jaja) desde México!

    Y muuuuuuuuuuuuuchas gracias por tener la confianza de contarnos tus cosas y qué bueno que te desahogues.
    Y perdón si no tiene coherencia lo que escribí >-< saludines!

    ResponderEliminar
  5. Hola Teffy!
    Vi la película hace poco y he tenido muchas ganas de leer el libro.
    Siempre que leo casos de bullying me da pena, pero después recuerdo que somos más fuertes que aquello. Yo también pasé por etapas de bullying y pasé de ser una niña que se juntaba con un grupo de niñas populares a que me molestaran por mi aspecto físico y ni quisieran sentarse conmigo en la sala de clases. Pero también recuerdo momentos bonitos. Recuerdo que en la enseñanza media encontré muy buenas amigas y que son mis verdaderas amigas hasta el día de hoy, que se preocupan de cada detalle y están presentes en cada fecha importante para mí y viceversa. Tengo un momento muy feliz también cuando por primera vez en la enseñanza media canté en el festival de la voz y gané. Desde ese momento pasé a ser la "niña que canta hermoso" del colegio y me gustó haberme sentido querida y reconocida. Recuerdo que siempre quise haber participado en la básica, pero nunca me eligieron por no haber sido popular, aunque hubiese cantado bien. Siempre elegían a la más popular del curso. Lo bueno es que mejoré mi calidad vocal para luego brillar.
    Ahora ya comprendo que fueron sólo tonteras y que hay cosas más importantes aún y por las cuales estoy agradecida. Agradezco las cosas sencillas de la vida y eso me hace feliz.
    Creo que el bullying que sufrí cuando era chica no es nada comparado a las cosas feas que me ha tocado pasar por mi familia. Lo más doloroso es cuando tu propia familia te da la espalda para apoyar a alguien más que no tiene nada que ver. Pero eso ya no importa. Hoy ya soy profesional y estoy comenzando a sembrar mi propio camino jeje.
    Te mando muchos cariños Teffy. No hay motivos para estar triste teniendo vida y salud.

    http://catherinecake.blogspot.cl/

    ResponderEliminar
  6. Me sentí muy identificada con lo que dijiste, a mi también me han pasado/dicho cosas así, pero trato de que ya no me afecten tanto, creo que los malos comentarios o acciones de los demás son reflejo de cómo se sienten.
    La verdad últimamente muchas personas que creía mis amigos se han ido o yo me he atrevido a terminar la “amistad”, es lo mejor que he echo por mí últimamente, es desgastante mantener contacto con personas que no le aportan cosas positivas a tu persona,
    Me hiciste pensar en las cosas que han echo por mí, en este momento no recuerdo alguna hahahah

    Un abrazo ✨��

    ResponderEliminar
  7. Hola Teffy!
    Nunca había comentado y leo hace mucho tiempo, pero el tema me motivó a escribir.
    En toda la básica tuve una sola amiga, del tipo de amigos que tienes para no estar sola. El resto me encontraba "nerd" y fea (era bajita, algo gordita, con lentes y frenillos), muchos años recuerdo almorzar con profesores o auxiliares del colegio, o compartir mis recreos conversando con ellos. Intenté cambiarme de colegio, pero en el otro tambien empezaron a molestarme así que mejor volví al antiguo simplemente.
    Así que si tengo que agradecerle a alguien su amabilidad, sería a la auxiliar que fue como mi hada madrina, que me cuidó y nunca me dejó sola.
    Al inspector (que en paz descanse) que siempre encontraba un tema del cual hablarme, que me vió triste y me conversaba y tocaba la guitarra, que estaba ahí para cada avance que lograra.
    A mi profesor de música, que me presentó a mis primeros amigos reales del colegio (en enseñanza media), al grupo de música, donde me aceptaron y no se rieron de mí.
    Sin ellos, no creo que lograra ser tan optimista como lo soy ahora.
    Recuerdo mi infancia con felicidad, porque tengo mala memoria para las malas experiencias, pero buena para recordar a quienes fueron buenos conmigo. Así que gracias a ellos tengo algo para recordar.

    ResponderEliminar
  8. Lo peor que hacen algunas personas hoy en día es decir :”el bullying ha existido siempre, y ahora le dan mucho color”. Odio cuando dicen eso, ya que minimizan un problema agracisimo que ocurre a cada Segundo . Yo lo viví algunas veces y ahora como psicóloga lo
    Veo en mis pacientes pequeños. Es un problema terrible que hay que poner atajo educando , partiendo desde la casa . Un abrazo teffy.

    ResponderEliminar
  9. Querida Teffy, siempre es grato leer tu blog, y aunque entre tu y yo la brecha generacional sea enorme, disfruto mucho cada tema que abordas con toda la sinceridad del mundo.
    Te contare que en mi caso sufrí mucho en el colegio; la vida ha sido la misma en los 80's,los 90's y tiempos actuales, siempre existirá gente ociosa que hace de la burla y el chisme oficio; pero te diré algo grato, un día dentro de unos 10 años (espero recuerdes este comentario) veras todo con otros ojos, ya ni recordaras con claridad aquellas personas,porque son tantas las cosas realmente importantes y hermosas que te irán sucediendo, que las no gratas se desdibujaran en tu memoria. Ayer vi la película ¨lady bird¨ fue una bocanada de aire fresco, me hizo recordar mis tiempos de cole, todas esas bellas cosas que llenaban mis cabeza y mis libretas. Tengo 43 y no pretendo darte un discurso, solo vive y disfruta tanto de la vida, disfruta de las personas que se acercan a ti para entregarte un abrazo sincero; todo lo demás irá desapareciendo poco a poco.
    Si te ves la película, espero te animes a escribir sobre ella. abrazo fuerte para ti.

    ResponderEliminar
  10. Teffy hermosa
    Las personas suelen ser crueles, en especial cuando se es muy joven pero siempre ten mucho amor en tu corazon, guardarle recentimiento a personas tontas no es sano (no quiero decir que tu seas recorosa ,solo es un consejo).
    Siento que eres una maravillosa persona, y desde que supe de ti por insta me inspiraste mucho,y te lo agradesco de corazón😍.
    Sinceramente siento que aunque sea cariñosa con "mis amigas" ellas no ven eso, si no mis defectos, y eso es triste.
    si sirve de algo, me hubiese encantado ser tu amiga🌼💟💫💖🌻

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Teffy! <3
    qué bella esta entrada! obvio que es una personal, sumamente emotiva, preciosa, pero déjame decirte aparte, que es de las mejores reseñas que he leído! me dieron ganas de leer el libro por todo lo que has expuesto aquí y eso que no me tincaba para nada, ahora por tu culpa tengo una necesidad haha -y tengo una pila de libros sin terminar esperándome en mi velador :') pero sin duda adquiriré este <3
    ya hemos hablado de temas parecidos a través de comentarios, pero nunca dejaré de felicitarte por lo valiente que eres, te sigo hace tiempo y te juro que veo una trayectoria y un crecimiento personal en ti CUATICO! te leo más empoderada y segura y sobretodo más tranquila contigo misma
    me alivia que estos sean solo recuerdos (los malos que escribiste) y que el presente sea diferente y la "tarea" haha que dejaste al final de la entrada me dejó en blanco! nunca había pensado en los bellos momentos o gestos que las personas han dejado en mí -tiendo naturalmente a la negatividad-, siento que tengo una introspección por delante haha
    preciosa entrada!
    te mando besitos y un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  14. Al leerte confieso que lloré un poco, porque recordé todo el tiempo difícil que he pasado por no aceptarme, por hacer que las palabras de los otros entraran en mi de tal forma que por mucho tiempo no supe quien era. Sin embargo, también pensé esos "pequeños detalles".
    Pensé en C, siendo mi única amiga, alegrándose por tenerme cerca, diciendo que le gustaba venir a mi casa a jugar porque había un patio para correr y diciendo con una sonrisa en el rostro que yo era muy inteligente (solía desagradarle a los otros por eso, sobre todo a las chicas).
    En la secundaria la recuerdo a ella, M, agradeciendo mi amistad todo el tiempo, riéndose de todas las cosas que decía, enseñándome sus gustos (gracias a ella conocí el k-pop y los k-dramas) que ahora son míos, es lo que me queda de ella. Después llegaron N, M y C, aunque ellos ya no son más mis amigos, siempre recordaré como M y C, me llevaron un helado de fresa (mi favorito) a la puerta de mi casa, en mi cumpleaños número 16. Haciendo que ese cumpleaños que no había sido bueno, se convirtiera en uno de los mejores... Fue la última vez que los vi.
    Recuerdo a V, cantando conmigo, escuchándome hablarle sobre él durante horas, riendo,  recuerdo aquella cafetería a la que aun no hemos vuelto. Nos recuerdo alejándonos, para después reencontrarnos y seguir siendo, gracias a ella y a su fiesta improvisada cumplir 21 no dolió.
    Recuerdo a C, mi mejor amigo, mi primer amor y la persona que mas ha dolido. Recuerdo como siempre escuchaba todas mis ideas, sus abrazos tan reconfortantes, recuerdo su mirada y su sonrisa que me hicieron tener confianza. Recuerdo que todos los planes que hicimos juntos me ayudaron a saber que yo también podía soñar y tener algo distinto.
    Recuerdo a K, animandome siempre, recuerdo nuestras salidas, el pequeño pastel que me dio en mi cumpleaños 18 y la carta que me dio cuando C y yo rompimos, nuestros intercambios navideños. Su amistad está formada de "pequeño detalles" que sería imposible contarlos.
    Recuerdo E, la chica a la que le dije "no sé qué te pasa y quizá no quiero saberlo, porque quizá no pueda ayudarte, pero puedo ofrecerte un abrazo sincero" ella aceptó mi abrazo y meses después ella hizo lo mismo. Junto a ella recuerdo a Z y como nos hicimos más unidas ahora que estamos en la universidad.
    Recuerdo a V, a esa conversación que tuvimos aquella tarde cuando no entramos a clase de historiografía, porque queríamos leer (esa semana teníamos una entrega) y terminamos hablando sobre lo que nos dolía, aún cuando todavía no éramos tan cercanas, desde ahí no hubo marcha atrás... Es la segunda persona sobre la cual mencionar los "pequeños detalles" sería imposible.
    Después está él, Q, mi amigo, mi compañero y mi amor unilateral, recuerdo nuestra primera salida, fue un 1 de noviembre, nuestra primera conversación que me hizo pensar que no estaba tan sola, aquel libro que me dio cuando cumplí 21 y la promesa que hemos sostenido de viajar juntos a África... Los "pequeños detalles" serían incontables.
    Recuerdo a M y C, mis amigas que llegaron en el momento indicado, aun cuando hablar con ellas fue difícil (porque son de semestres avanzados) ahora son de las personas más importantes para mi. El té chai, los trabajos de madrugada y nuestras botones de gato de la suerte, son los parte de los incontables "pequeño detalles" que no son incontables.
    Por último está él, M, mi hermano, la persona con la cual no pensé ser tan cercana, pero que ahora no me pienso sin ella. Recuerdo como me regalo su libro en mi cumpleaños 20, las cosas que me ha enseñando, como me llevó a ver las copas de los árboles para hacerme sentir mejor, como aceptó ser mi hermano, como ha estado ahí siempre, aún cuando yo estaba enojada con todo y era difícil quererme... M y lo nuestro está construido a base de pequeños detalles, aquellos pequeños detalles que me salvaron en los terribles años que significaron para mi los 18 y los 19, los pequeños detalles con los que he podido ser.

    ResponderEliminar
  15. No sabes cómo me identificó contigo cuando hablas de cosas así, yo desde muy pequeña sufría cosas así. Yo soy una persona alta y gorda, desde chiquita así que desde el kinder me veía diferente a las niñas de mi edad, me sentía no niña y eso me provocó, desde aquel entonces, mucha inseguridad con mi apariencia, recuerdo siempre estarme comparando con otras niñas, luego otras adolecentes, aún ahora, a veces me comparo con otras mujeres, es muy triste sentirse así.

    Ese libro me gustó mucho porque me hizo sentir, sentir alegría, sentir coraje, sentir tristeza; recuerdo la parte del día de halloween, cuando escucha hablar a Jack Will, lloré horrores porque es una de las partes que más me hicieron revivir malos momentos, por mi vida han pasado tantas personas que se decían mis amigos, pero que sólo querían una amistad a escondidas tipo "uy eres mi mejor amiga, pero no te hablo cuando estén todos" o hasta chavos que querían salir conmigo en plan de sí estamos juntos pero que no se entere nadie. Ese tipo de cosas me hirieron mucho y poco a poco me fui aislando de todo y todos, me ensimismaba y aunque al pricipio me dolia la soledad, poco a poco me fue gustando, ahora me cuesta mucho ser sociable o intentar ser extrovertida, pero trato de encontrar un balance, para no estar en alguno de los dos extremos, aunque si me lo preguntan aún prefiero la soledad.

    También tuve experiencias bonitas, gente que se acercó a mí y se quedó, lo cuál me hace pensar que no soy una horrible persona. Mi familia son los principales, ellos me apoyan y quieren, siempre tratan de borrar mis inseguridades y de verdad son los mejores por eso. También he conocido muchos amigos que no dejan de recordarme que la vida teniéndome como amiga es mejor y eso me hace sentir orgullosa de mi forma de querer.

    Creo que nunca superé del todo aquellas cosas que pasé, pero cada día me voy queriendo más y eso, para mí, es un logro.

    El bullying, las inseguridades, la baja autoestima son cosas que nos pasan a muchos pero no nos damos cuenta porque en el afán de protegernos de las personas, nos encerramos para que nadie nos lastime, sin darnos cuenta que tal vez si lo hablamos haya alguien padeciendo lo mismo y puede ser un apoyo para nosotros y nosotros para esa persona. Te admiro mucho por escribir esto, por mostrarnos un poco más de tu vida, aunque esto no sean cosas bonitas.

    No sabes cuánto lloré leyendo ese libro, cuánto lloré leyendo tu entrada y cuánto lloré escribiendo esto jaja.

    Siempre he dicho que eres una inspiración por las cosas tan bonitas que haces y por lo organizada qud eres. También eres una gran inspiración porque has ido superando cosas como éstas, te aceptas y valoras, yo tomo eso de ti y de cierta forma te veo como un ejemplo. Gracias. 😊💓

    ResponderEliminar
  16. Teffy, entiendo a que te refieres cuando hablas de todas estas cosas, yo también la pase súper mal durante el colegio, pero pude encontrar amigas que hicieron sentir bien y una que se volvió mi mejor amiga y seguimos juntas hasta ahora y ya tengo 23 años, pero de alguna manera estás cosa te marcan yo tuve muchos problemas por mi peso y los niños me trataban súper mal, tenía muchas inseguridades que hasta hoy en día sigo luchando contra ellas, que por cierto en ese tiempo me sentía súper gorda pero viendo hacia atrás, no lo era realmente, solo me dejé llevar por todas las feas cosas que me decían y las acepté y yo me creí todo, lo bueno es poco a poco fui recuperando mi confianza pero ya de grande, aún así el bulling es lo peor que suele sucerderle a alguien es mejor no apañarlo o peor aún generarlo, espero tengas una semana súper bonita, un abrazo 🤗

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Teffy!

    No sabes cuánto mi identificó tu entrada, me hizo viajar al mi época de colegio y ver lo mal que lo pasaba, ahora me doy cuenta de todo lo que sufría. Años y años yendo al psicólogo y psiquiatra, pero el diagnóstico que me dieron fue "fobia escolar", lo cual, recuerdo que desde que entré a kinder hasta salí de cuarto medio, odiaba, literalmente odiaba ir al colegio y ver a mis compañeros. Quizás no todos me molestaron o me dejaron de lado, pero por esos pocos, odiaba a todo mi curso.

    Recuerdo que todo ese odio se convertía en que mi cuerpo se sintiera mal y vomitaba casi todas la mañanas en mi época de básica, además de ponerme demasiado nerviosa todas las noches antes del día antes de ir al colegio y todas las mañanas que tenía que asistir.

    Recuerdo que en mi segundo colegio, mi primer día de clases que fue en abril, no quería ir. Recuerdo haber llorado desde que me desperté hasta que entré a la sala. Al momento de dar el primer paso a la nueva sala, junto con mi profesora, dos niñas, muy amables, se ofrecieron ser mis amigas. En ese minuto, ellas me tranquilizaron dándome un abrazo y diciéndome que nada pasará. Era muy pequeña, nuevamente entraba a kinder.

    Hace unos días antes de aquél momento, yo había estado en otro colegio y en otro curso en el cual me ignoraban sólo porque tenía menos recursos que ellos, porque llegaba al colegio en un auto mucho más pequeño que el de sus papás. porque tenía gustos distintos, quizás no tanto,pero no era igual a ellos, pero mis papás decidieron cambiarme de colegio porque mi cuerpo hizo fiebre por días y tampoco podía dormir. Creo que fue una de las mejores decisiones que pudieron haber tomado.

    Pero aún así seguía sintiéndome mal, pero menos mal que el otro colegio.

    En el nuevo colegio tengo dos de mis mejores amigas, que llegaron a mi curso porque en el mismo colegio pero en el curso paralelo, también las molestaban por tener buenas notas, poco a poco me fui acercando a ellas y ellas a mí.

    Gracias a todos esos niños que me ignoraban y/o me molestaban, con mis 21 años aún me cuesta confiar en mi, en creerme el cuento que soy linda, de preocuparme de caer bien a todo el mundo (aunque diga que no lo haga), de preocuparme de no decir lo que pienso porque me van a criticar, que piensen que soy rara, extraña, bicho raro, me da miedo molestar, a ser una carga, molestia. Gracias a todas esas personas tengo miedo, miedo a absolutamente a todo y vivo con ansiedad todos los días.

    A veces, aún me siento sola pero ahí están mis dos mejores amigas con mi pololo que siempre me dicen que no me preocupe, porque ellos me quieren tal cual soy.

    Gracias a ellos, mis papás y hermano menor me puedo sentir mejor cada día. Aunque aún me cuesta (pero menos que antes) confiar en mi y perder el miedo.

    Quizás no leí el libro, pero vi la película, no sabes cómo lloré porque me sentí identificada.

    ResponderEliminar
  18. Que linda entrada <3 cuando vi la película (porque no leí el libro) me paso algo similar, empecé a recordar todo lo que me había pasado y lo mejor, me di cuenta de la persona que soy hoy y todo lo que he avanzado. Sin duda el aceptar que lo que te pasó es serio e intentar buscar ayuda es lo que marca la diferencia. Muchas personas invalidan lo que te pasa diciendo "es normal que exista el bullying" pero no saben lo que te marcan las palabras, las burlas, el que siempre estén atentos a lo que haces para buscar de qué burlarse. Eso destruye el autoestima y la confianza y la seguridad que tenemos en nosotros mismos.
    En mi caso, siempre sufrí bullying y la muchas veces fue por cosas tan estúpidas como sacarte buenas notas. La persona que estuvo siempre conmigo fue mi lela (mi abuelita). Tal vez no le contaba las cosas directamente pero me refugiaba en ella. Cuando falleció, mis inseguridades se volvieron mucho más fuertes. Me cuestionaba todo y simplemente, no me gustaba ni quería a la persona que era. Sentía que debía ser diferente para encajar mejor y que la gente "me mirara bien". Tuve que buscar ayuda psicológica y aún así es complicado cambiar o dejar de pensar las cosas que llevas pensando toda la vida.
    Te leo desde hace mucho tiempo en el blog y de verdad siento que has crecido muchísimo <3 de cierta forma, veo en ti mi crecimiento personal porque uno, que se ve todos los días, que esta todos los días consigo misma no lo nota completamente. Me gusta que al fin logramos aceptar como somos, que ahora entendemos que no es malo ser así, que nos valoremos y que no importa lo que te digan, siempre es más importante como nosotros nos vemos y como nos queremos.
    A mí hasta el día de hoy, con 25 años, trabajando y todas esas cosas de persona adulta xd muchas personas me hacen comentarios feos sobre mi forma de ser o lo que quiero en la vida, pero la diferencia es que ahora entiendo de donde vienen esos comentarios (la mayoría son de la propia inseguridad y baja autoestima de las personas), entonces ya no le doy la importancia que sí les daba antes. También porque ahora sé quien soy y me entiendo, me acepto (la mayoría de las veces). Es un largo camino, pero se puede lograr con dedicación y amor por ti misma. Espero que tu camino este lleno de cosas lindas, eres una persona muy talentosa y de verdad te admiro mucho.

    ResponderEliminar
  19. Espero que ahora te sientas bien contigo misma. No es que el tiempo todo lo cura, es uno que lo supera con el tiempo. Mi refugio siempre fueron los libros. Cuando iba a primer grado se burlaban de mi por tener anteojos y eso me heria. Además siempre he sido tímida para hacer amistades y ahora soy más de ocultar mi cuerpo. También solían robarme mis útiles escolares. Tuve dificultades con la matemática, no sabía atarme los cordones ni leer la hora- aprendí a los 14 años- y ahora se que tengo discalculia. Es otro problema como la dislexia pero nunca tuve problemas con la lectura- los que lo tienen suelen confundir las letras , la d con la b , es que en su mente las ve iguales-. Es un problema neurológico. Soy asexual, nunca me interesaron los varones ni salir a bailar. Mi hermana es dos años mayor que yo y siempre hace amistades, le gusta el baile y salir de noche cuando puede. Pues tengo dos sobrinas muy inteligentes y son tan diferentes como nosotras y la diferencia de años entre ellas es como nosotros. Estoy bien conmigo misma pero hay personas que nunca lo superan. La escuela debe ayudar más, tomar más acciones. Aquí, se burlaban de un chico y llevo una pistola y mato a algunos chicos del colegio. Saludos

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Siento mil cosas sobre esta entrada, pero sólo puedo escribir estas palabras: me provoca mucha bronca e impotencia de que hayas tenido que pasar por todo eso. Lo único por lo que puedo "alegrarme" es porque hoy en día sos más fuerte y haces de cada instante algo hermoso y valioso. Continuas viendo el mundo desde una perspectiva increíble y eso se nota en tus ilustraciones y en tus fotos. Ojalá cada una de esas personas que te lastimaron en su momento, hoy y cada día que pase, te hagan más fuerte aún.

    Creo que existe una gran mayoría de personas que pasamos por momentos similares en mayor o menor medida, y queramos o no, esas cosas nos marcan y muchas veces más de lo que deberían, generándonos dudas y miedos que al final no tienen sentido. Nos traban y duelen, y cuesta superar o aceptar para seguir el día a día.

    Cada entrada, cada foto y cada ilustración tuya que veo me hace más feliz (personalmente) y me inspira. Pese a cada obstáculo, te permitis salir adelante y eso no hace más que impulsarme a perseguir mis propios sueños. Gracias, Teffy, por compartir estas cosas con nosotros. Sé que como a mí me ayuda, a muchos otros seguidores también.

    No puedo más que desearte felicidad, inspiración y amor otra vez. Un saludo enorme desde el otro lado de la cordillera ❤❤❤

    Romi

    *Borré este mismo comentario porque noté que soy la única que te escribió Michi, y me sentí muy tonta.

    ResponderEliminar
  22. Teffy, siempre leo tu blog, pero como Fantasma. Puedo pasarme horas viendo entradas que casi me sé de memoria y es que lo escribes y tus fotos tienen el poder de relajarme mucho... y en este último he necesitado bastante eso. Pero hoy quise salir de mi escondite y darte las gracias por esta entrada (por todo el blog, en realidad, pero sobre todo por esta entrada). Me hiciste llorar, en serio. No sé qué más decir aparte de darte las gracias de nuevo por abrir un poco la puertecita hacia tu vida, tus experiencias y tu arte.

    Un abrazo!

    PD: el comentario va a quedar como escrito por Unknown, pero mi nombre es Aileen :)

    ResponderEliminar
  23. 1°: siento mucho que hayas tenido que pasar por tanto. Me alegra saber que pese a todo has salido adelante y has logrado más de lo que quizá pensabas de niña. Eres muy fuerte y admirable.
    En mi caso, creo que el manga shoujo y algunos libros (la mayoría para adolescentes) siempre me hacen sentir identificada. Personajes como Futaba de Aoharaido, que eran incomprendida y prefería callar a ser malinterpretada. Recuerdo que en 8° y 1°, recién llegada a Temuco, recibí muchos ataques por mi personalidad. Crecí en un pueblo chico, donde éramos 200 en la única escuela que había. Les conocía a todos y me relacionaba con todos por igual. Pasé de un curso de 25, al Claret, donde 200 alumnos que eran el total de mi anterior escuela era el total de todos los de 8° año.
    Y yo en mi inocencia, pensé, se puede ser amigo de todos. Pero no. Relacionarme con hombres parecía casi inconcebible y había grupos. Una parte de mí trató de adaptarse y me aseguré con un grupo que me aceptó. Pero no quitó que en los baños escribieran, "la Fran del 8° X es una puta" porque trataba a mujeres y hombres por igual. Me trataban de suelta y un montón de cosas. Y la verdad, ni siquiera era que ellos se acercaran a mí pq fuese bonita. Es más la mayoría se burlaba de mi pq tengo cara de niño, una nariz tosca e incluso manzana de adán, nunca me consideré bonita.
    En 1° la cosa siguió y empeoró. Mi supuesta mejor amiga le hizo saber a la polola del chico que secretamente me gustaba, que me atraía, y empezaron a amenazarme ella y sus amigas. Me esperaban en el centro para pegarme, pero mis amigos me defendían. Pero que tuviera chicos defendiéndome sólo empeoró todo. Me ponían candados en mi casillero para q no pudiera abrirlo. Un día en medio de eso, exploté y grité "wnas de mierd*" y me oyó mi profe jefe. Cuando le conté terminó llamando a mi apoderada igual. Mi tía me entendió y defendió pero me sentí muy perdida por la falta de apoyo.
    En medio de eso otro compañero que me apoyó y vivía cerca de mi casa, nos íbamos juntos a casa, me empezó a atraer. Me pidió pololeo un día al terminar las clases. Sólo nos dimos un topón y me dijo que debía irse antes, no nos fuimos juntos por primera vez.
    Me ignoró todo el día siguiente. Tomamos la micro juntos, pero él se fue atrás. Cuando me bajé, él y un amigo empezaron a tirarme piedras. A ver quién le achuntaba a mi gran nariz. Me sentí devastada.
    Mi amiga me traicionó, nadie me apoyaba cien por ciento, puesto que si bien me defendían creían que me buscaba el odio de todos por ser cómo era; y el chico que me gustaba también había fingido ser mi amigo para luego jugar conmigo y terminar de humillarme.
    Desde ese día cambié. Nunca más le conté a nadie cuando me gustaba alguien. Me distancié de los chicos. Me volví callada y me ponía roja cada vez que hablaba. Me volví tímida. Bajé mis notas. Me seguía juntando con las mismas pero no compartía todo, ni me reía como antes.
    En 3° conocí amigos con quienes aún contacto y éramos muy emo, parte moda, parte verdad ya que estaba muy deprimida en ese tiempo. Con uno de esos amigos conocí el manga-animé y cambié de ser alguien a quien le gustaba salir, a pasar mis tardes encerrada leyendo o viendo animé con mi hermano.
    Mis papás se preocuparon pq habíamos cambiado mucho. Pasamos de vivir en un pueblo en que podíamos pasar el día entero en la calle, a vivir en una ciudad donde no nos preocupaba conocer a los vecinos, y estar todo el día en casa.
    Seguimos así.
    Venir a Tco mató mucho nuestro lado extrovertido y nos produjo muchas ansiedades, especialmente en el aspecto social. Sé que venirnos a Temuco era necesario porque allá no había enseñanza Media. Acá iba a poder aspirar a más. Pero fue una adolescencia difícil y sigo en una etapa muy extraña. Tengo 27, pero siento que estoy arrastrando aún muchas cosas de mi adolescencia. Haciendo lo que no me atreví a hacer de joven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún así, con 27 años, rodeada de adultos, en mi último trabajo, me relacioné mejor con mis colegas varones, porque eran menos cahuineros y más chistosos. Un día entré al comedor y dos colegas estaban hablando de cómo todos ellos sólo se me acercaban porque soy voluptuosa. Y me sentí como Futaba otra vez. En plan... no importa lo que haga las mujeres siempre son muy envidiosas.
      Jamás, JAMÁS, me he sentido bonita, es más siento que cuando escucho gente haciendo comentarios como ese me parece ridículo porque no me calza que tanto veneno venga de mujeres que ya tienen pareja, que son mucho más bonitas y que de todos modos no están interesadas en los hombres que supuestamente atraigo. Que por cierto, eran todos mayores y casados y no me interesaban en lo absoluto.

      Teffy, gente tóxica hay siempre. Seas bonita, fea, talentosa, exitosa, o te vaya como el wiwi en la vida. Siempre hay alguien hablando mal de ti. Y es realmente deprimente. Yo estoy aburrida de preocuparme por lo que piensa el resto. Cuando me iba bien como profe, me criticaban. Cuando dejé la pedagogía, me criticaban. Cuando empecé a trabajar de garzona o promotora, encontraban ridículo que haya perdido tiempo estudiando para dedicarme a algo nada que ver. Siempre critican.
      Trato de hacer oidos sordos pero cuesta. Me cuesta mucho mirarme al espejo y no verme más que como una masa gorda y fea. Me siento como un parásito dependiendo de mi papá aún. No pertenezco a ningún lugar Teffy y es horrible. Pero se debe luchar. Si ya ni tú te amas o te preocupa más el resto que tu propia valoración, cuesta 1000 veces más.

      Gracias por compartir y dejarnos compartir. Siento que dije muchas cosas que tenía muy guardadas y aunque ahora tengo muchas ganas de llorar porque, demonios, he pasado por tantas cosas injustas... pero aquí estoy. Se puede seguir.
      Besos Teffy, espero que estés disfrutando el verano y que estos recuerdos te hagan ver cuánto has avanzado.
      ¡Un abrazote!

      Eliminar
    2. Ah! Y del libro, no lo he leído, pero vi la peli y no me gustó una parte en específico, en que el amigo de August dice algo horrible de él pero al final le pide perdón y dice, en realidad esto lo pienso de esta otra persona.
      No me gusta como hacen creer que re-dirigir el ataque a otra persona es mejor.
      A mí me han dicho cosas horribles muchas veces, pero jamás he devuelto esas palabras.
      Excepto esa vez en el colegio que grité esas insolencias, en realidad solo las grité al cielo jaja. No me parece correcto (quizá lo vi con ojos de profe) que se responda con más ataques.
      Se debe responder con amabilidad. Aunque duela... hay que ser buena gente hasta el final...

      Eliminar
  24. Uff que entrada, ya te comenté antes que me encanta tu blog y lo que muestras en el.
    Este blog a pesar de que es bastante triste o mas bien comienza así, en realidad es muy lindo, te deja una buena sensación al final, porque hablo por mí que pasé por cosas similares y que como era chica (o inocente, en realidad no sé) no entendía porque mis "amigas" se comportaban o hacían algunas cosas que me hacían daño, y también "sufrí" por mi cuerpo (también soy más velluda de lo común) y quedé con esas inseguridades hasta el día de hoy que tengo 23 años. Y este blog me hizo dar cuenta que en realidad no fui la única, y que esos recuerdos pasados que antes me hacían sufrir, desde ya hace un tiempo los veo de otra forma al igual que tú. Las inseguridades son una lucha constante, ya que es muy difícil superarlo, pero me alegra que ahora estés con las personas correctas y vivas los hermosos detalles de tu vida, yo hago lo mismo.

    ResponderEliminar
  25. Creo todas las que comentamos esta entrada coincidimos en sentirnos identificadas con esta parte tan personal que nos mostraste, inicialmente muchas gracias por compartirnos algo que para ti es importante ya que aunque pareciera que no, esto te ayudó a ser quien eres ahora, esa personita tan bonita que desde la distancia y simplemente plasmando sentimientos y pensamientos en un blog, ayudas a muchas personas que les gustaría tenerte como amiga ya que aunque en esos tiempos "oscuros" creíamos que estábamos solas en el mundo, al parecer no era así ya que ahora es cuando levantamos la mano y decimos "yo también pasé por esto" Gracias nuevamente <3

    Mi historia es similar y me gustaría poder algún día tener el valor de plasmarla en una entrada de mi blog, incluso si nadie la lee, simplemente tener el valor de poder escribir todo lo pasado y nuevamente darme cuenta que ahora en todo sentido estoy mucho mejor. Desde pequeña también sentí que era la que no encajaba, la que nunca encajó y la que siempre "vieron raro" ya que mi manera de ver las cosas era diferente, la única amiga que tuve en la primaria, fue cambiada de escuela 2 años antes de terminarla y luego no supe más de ella, y la siguiente "amiga" que conseguí me hacía creer que era mi amiga pero hablaba mal a mis espaldas y decía que era una mentirosa e incluso se llegó a burlar de mi familia... En ese entonces mi yo pequeña no entendía por qué ella hacía eso, pero nunca le pregunté, quedé demasiado dolida por lo que ella hacía. Cambié de escuela y tampoco fue lo mejor, logré conseguir una amiga en primer año que solo me duró ese tiempo, ya que apareció una chica del salón que literalmente me hizo la escuela imposible, yo siempre estaba dibujando, desde pequeña amo dibujar y eso nadie me lo ha podido quitar y no he dejado que suceda, pero esta chica se burló hasta más no poder e incluso llegó a tomar hojas de mi block y romperlas mientras se reía. Ironías de la vida ella acabó siendo parte de lo que finalmente fue el grupo de los que realmente si considero amigos queme quedaron de la escuela. Pero algo dentro de mi aunque el tiempo haya pasado no me ha dejado poder llamarla amiga y con tu entrada entendí que puede ser el hecho que nunca escuché de ella una disculpa por todo eso que me hizo y que nunca he contado en ese tiempo de mi estudio. Creo que ella me creó ese miedo que cito en algo que dijiste en tu entrada "Miedo a caer mal. Miedo a que me dejen de hablar. Miedo a que dejen de ser mis amigos. Miedo a estar fuera de lugar. Miedo a que me critiquen. Miedo a ser un obstáculo. Miedo a ser una molestia. Miedo a que me consideren extraña. Miedo a expresarme. Miedo a que se burlen de mí." que incluso ahora es un miedo que sigo sintiendo con las que ahora sé que realmente son mis mejores amigas y en quienes confío, tengo esos miedos aún aferrados a mi y con ganas de compartirlos a ellas para escuchar su punto de vista verdadero, pero ese temor no me deja hacerlo, por eso dudo mucho, pero por cosas que ellas mismas han hecho inconscientemente me he dado cuenta son personas con las que realmente cuento a mi lado y además de eso, me he dado cuenta que una sonrisa y una respuesta amable es mil veces mejor que simplemente preguntar por qué, desde que decidí optar por eso siento que todo ha ido mejor y he logrado conseguir personas importantes que realmente quieren estar a mi lado para apoyarme.

    Creo que he dicho más de 3 veces pero nuevamente gracias por compartir esta entrada, fichado el libro para comprarlo pronto y leerlo, me alegra muchísimo que ahora estés en el lugar correcto, con las personas correctas viviendo momentos bonitos en tu vida, disfrútalos muchísimo que ya a tu lado tienes a las personas que realmente valoran ese ser tan bonito que eres y esa energía tan bella y positiva que transmites en todas tus entradas. Un abrazo gigante desde lejitos~ <3

    ResponderEliminar
  26. Hola Teffy

    Quiero felicitarte, me encanta tu blog, tu estilo de dibujo, la forma en que te expresas.
    Me identifique con tu historia y al leer la entrada no pude contener el llanto.
    Comenzo en la adolescencia; era la típica nerd y siempre fui la niña más alta de la escuela, incluso más que los niños. Tenia mucho vello corporal, y en una ocasión llegué a rasurarme las patillas, mi mamá también me descubrió.
    En efecto las palabras pueden destruirte, a los 13 años fui llamada fea por primera vez. Una encuesta hecha por las bonitas de mi clase causó todo, recuerdo la forma burlona en que V me dijo "tú eres la más fea del grupo" lo dijo con una facilidad tan extraordinaria, que me hizo dar cuenta lo poco que valían nuestros 4 años de amistad.
    Mi autoestima se derrumbó, creí en sus palabras, me llamé fea y me apegue a la etiqueta que me habían dado, pensaba que no podía utilizar faldas ni vestidos, todo lo femenino era sólo para chicas bonitas, alguien como yo no podía aspirar a eso.
    Sin embargo a mí me gustaba lo femenino, pero me daba un miedo terrible intentarlo, me iba a ver mal y la gente se burlaria de mí.
    Mi mejor amigo me ayudó, me dijo que yo era bonita, me hizo creer en mí misma. Y fue así que un día me probé una falda y me gustó lo que vi en el espejo.
    A partir de ese momento me di cuenta que yo podía ser bonita; me gusta el anime y el manga, uno de mis personajes favoritos y con quien me identifico es Megumi del manga Say I love you, esta frase se quedó grabada en mi memoria, "ser fea o bonita dependía de mí misma", me esforze por lucir mejor y pensar en mí de forma positiva.
    A los 14 años un fotógrafo le dijo a mis padres que podía ser modelo, pensé que se estaba burlando de mí. 5 años después me di cuenta que tenía razón, la belleza física es cosa de esfuerzo.
    Entonces ya era considerada bonita, pero Teffy eso no te asegura felicidad. Podría haber intentado ser modelo o actriz pero decidí estudiar ingeniería civil.
    Comencé y logré tener un grupo de amigos (soy introvertida y tímida) todo parecía bien.
    Los primeros semestres las personas eran lindas, pero las cosas cambiaron cuando un chico me confesó sus sentimientos y no los acepté. Ese chico era amigo de las dos primeras amigas que hice en la universidad, al saber lo sucedido dejaron de hablarme. El chico habló mal de mi, lo rechace amablemente pero él insistía cada vez más hasta que colmó mi paciencia y le dije que me estaba molestando, él dio su versión de los hechos y todos le creyeron, nadie se molestó en preguntarme a mí como habían sido las cosas.
    Perdí a mis dos "mejores amigas", pero aún tenía dos "mejores amigos", uno de ellos se confesó, lo rechace y le pedí que siguiera siendo mi amigo, aceptó pero él continuó insistiendo, me sentí incómoda y le pedí que parará, la amistad terminó.
    Todo empeoró las chicas dejaron de hablarme, después los chicos, me quedé sola; todos me conocían pero nadie me hablaba; en una ocasión fui la única persona sin equipo, sentí tanta vergüenza tener que decirle al profesor que yo estaba sola y él obligó a unos chicos a incluirme en su equipo, saliendo de clase fui al baño a llorar.
    Pase de ser considera dulce y tierna a arrogante e intimidante, mis calificaciones bajaron y descuide mi apariencia a propósito, pero nada mejoró.
    Teffy, las personas van a criticar por todo, te veas como te veas, hagas lo que hagas; yo fui llamada fea y bonita, y de las dos formas lloré por los comentarios de la gente. Hoy me visto y arregló como creo que luzco bonita, porque me gusta, tengo pocos amigos pero son de verdad, intento no preocuparme por los comentarios malos porque ellos no me conocen en verdad, sólo yo sé lo que soy. Trabajo por mis sueños y mi felicidad.
    Teffy eres una mujer hermosa por dentro y por fuera, tienes una sonrisa hermosa, viste como te sientas cómoda y bonita, arriesgarte a probar cosas nuevas. Esfuérzate por lo más importante que es ser feliz y alcanzar tus sueños, recuerda que hay gente que te ama.
    Perdón por alargarme tanto, y gracias por leer mi historia.

    ResponderEliminar
  27. a mi me hacian bullying en la básica por tener bigotes, igual he pensado harto en el tema y todavía no tengo un "cierre" por así decirlo, este tema es a big deal para mí que ni se que escribir. I feel you.

    ResponderEliminar
  28. Creo que como mujeres muchas coincidimos en estas experiencias, para nada placenteras y que nos dejan marca para siempre.

    Al igual que tu recibí comentarios despectivos por mi estatura. Además de otros porque era plana y mi cabello diferente, porque usaba frenos, tenía acne y era tímida, la lista podría seguir... Pero al igual que mencionas también hay personas amables que están ahi para hacer un lindo comentario, siempre recuerdo a mi papá decir "somos mas los buenos" y me reconforta en los tiempos dificiles.

    Te mando un abrazo bien fuerte y gracias por compartir tus recuerdos abiertamente!

    ResponderEliminar
  29. Teffy querida! *abraza a la distancia* Esa línea de tus miedos, es mi lista de mis miedos. Lloré. Estoy en mi trabajo y lloro porque a pesar del tiempo y la distancia, siguen siendo miedos presentes. Ya no están tan ahí, pero en mis días malos, cuando me aislo porque no me aguanto ni yo, regresan.

    AMO que rescates las cosas buenas y que te quedes con ellas. Atesóralas y recuérdalas siempre, siempre, siempre. Creo que ser amables es lo más lindo del mundo, ser amables con todos y porque sí. Lo pongo en práctica siempre, aunque me costó mucho al principio jaja, pero lo prefiero (si alguien me mira feo, ahí se fue al carajo la amabilidad pero no soy mala onda porque sí, a primeras).

    Te mando otro abrazote y muchas señales de amabilidad de gente desconocida, que es lo más lindo. :D

    ResponderEliminar
  30. Me emocionaste hasta las lágrimas. De cierto modo, creo que todos los que nos sentimos extraños hemos pasado por momentos así. Cuando te leía pensaba "que ganas de haber estado al lado de ella o ser su compañera para ser su amiga y defenderla" porque a mi sí me gustan las cosas "distintas". En la u y en la vida en general, no me pueden llamar la atención las personas " populares", al contrario, me alejo de ellos. Pero me llaman infinitamente la atención los callados, los que no hablan con casi nadie,los que ni se visten a la moda, porque estoy segura que tienen mucho mas mundo que el común de la gente, tienen hobbies, tienen historias, hay cosas que contar. No como los otros, que solo hablan de drogas, carretes, hombres y brrr puras tonteras. Si algo he aprendido en estos 25 años de vida es que es bacan sentirse raro, sentirse distinto, porque no somos como el promedio adulto joven (y adolescente en su tiempo). Es bacan. Y bueno, te animo a seguir superando tus miedos e inseguridades, tienes tanto talento, te encuentro seca escribiendo, dibujando, haciendo vídeos, como te vistes, como te peinas, eres hermosa y un sinfín de cosas más. Besos bella y gracias por escribir y por tu blog

    ResponderEliminar
  31. Hey, Teffy. Es la primera vez que comento en el blog, llevo casi un años aquí.
    Tengo 16 años y todo aquello que estás describiendo es lo que viví en mi infancia, sumado al divorcio de mis padres.
    Se que los niños pueden ser crueles, quienes lo nieguen están mintiendo.
    Recuerdo aquellos días en los que no bastando con los insultos, procedían con los golpes, y cuando la maestra decía que en realidad era mi culpa, que yo lo provocaba, que yo era débil.
    Los recuerdos de aquel entonces pueden ser dolorosos, y decir que uno puede olvidar pues... Sabemos que no es del todo posible.
    Las secuelas son inevitables, pueden tomar la forma de un ataque de ansiedad en tus actividades normales, la de un caso de depresión constante, la de una falta de confianza enorme, la del odio hacia uno mismo. Todo eso, lo se.
    Pero se que ya pasamos por eso, y que la vida sigue. Yo tengo que seguir con ella también, recordándome que nada de lo que pasó en ese entonces fue mi culpa, e intentando no guardar resentimientos hacia personas que no tienen idea de lo que la vida les puede traer si no cambian lo que fueron.
    Te agradezco mucho el haber compartido tu historia, creo que saber que hay personas en el mundo que pueden entender estas cosas también es bueno, saber que un@ no está sol@.
    Gracias, y mucha suerte <3

    ResponderEliminar